VIAJE A GROENLANDIA

Dos lenguas del glaciar del Islandis.

El viaje fue preparado a prisa y corriendo, vi una página web que ofertaba el viaje y me lance.

Duró doce días, puesto que el hecho de salir desde Ceuta ya es un hándicap.

El trayecto para la ida fue; de Ceuta a Málaga en helicóptero; de Málaga a Copenhague en avión y dormir en Copenhague; de Copenhague a Reykiavik; en avión y dormir en Reykiavik; de Reykiavik a Nasarsuak en avión; y de Nasarsuak a Qassiarsuk en zodiac. Para la vuelta desde Qassiarsuk hasta Málaga se mantiene salvo que no tengo que dormir en Copenhague y a partir de Málaga como la llegada es a las 21:15 no hay helicóptero a Ceuta por lo que tengo que ir a Marbella, en autobús y en Marbella sale otro autobús a las 23:50 para Algeciras, hacer noche en Algeciras para tomar un barco a Ceuta a la mañana siguiente.

El hecho de dormir en Copenhague y en Reykiavik me daba la posibilidad de conocer también estas localidades desconocidas para mí.

Me reuniría con el grupo en Reykiavik, en el albergue de la organización, el número del grupo lo desconocía y suponía que aquí sabría su composición, no obstante me equivoqué puesto que había miembros que dormían en otros lugares puesto que venían de otros paquetes turísticos. Aquí me encontré con seis de los quince.

Al día siguiente llegaría a Groenlandia. Sólo el hecho de sobrevolar estas tierras, ver la blancura de la nieve sobre el islandis, observar como el hielo se rompe por efecto de la gravedad en el mar en minúsculos trocitos en comparación con la gran mole que queda encerrada entre el cuenco que es Groenlandia, sólo eso, ya mereció la pena ir. Mucho antes de pisar la tierra.

Y una vez aterrizado y pisado su territorio piensas en todo lo que ha tenido que suceder para poder estar exactamente en el sitio donde estás. Y en ese instante te encuentras en una inmensidad de sensaciones y sentimientos que inundan tu espíritu para unirte con el universo y gozar de su Naturaleza.

Pasas la aduana del aeropuerto, un mero trámite que rompe el encanto de la aventura, y nuevamente disfrutas del paseo al encuentro de la zodiac, junto con el resto de los compañeros de viaje, que te llevará al albergue.

ETAPAS y FOTOS



© Javier Sancho
Queda prohibida toda reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del autor.