Entrada a Medea

Mérida, Emeritas Augusta

 



Anfiteatro Romano de Mérida

Hace unos años, bastantes años, en uno de los viajes que hicimos a la provincia de Cáceres, para ser más exactos a Valencia de Alcántara, pasamos unas horas en Mérida. Destino más que recomendable. En esta primera visita vimos el Museo de Roma y junto a él el anfiteatro y el teatro de la época romana. La entrada a estos monumentos se realiza por el museo.

El anfiteatro es magnífico, y está casi completo, al igual que el teatro que se encuentran juntos. El anfiteatro se construye después que el teatro sobre el año 8 a.c. para terminar de dotar a la ciudad de Mérida el espacio público que pretendía su categoría política y administrativa.

Se contruye para poder realizar espectaculos con gladiadores y lucha de fieras. También se relizaban batallas navales por el foso que incluye su construcción. Se contruye los graderios, también llamadas caveas, una colina colindante. Los romanos tendían a utilizar accidentes geográficos para construir y así ahorrar costes y esfuerzos. Como siempre, las caveas se dividian en tres sectores ima (inferior), media (media) y summa cavea (superior), de la superior casi no queda nada. Las tribunas se construyeron sobre las primeras gradas en los extremos del eje inferior. Tiene dieciseis puertas para acceder al recinto.

La arena es de forma elíptica con un podio alto para proteger a los espectadores y en el centro un gran foso en forma de cruz. Se cree que estaba tapado por un entarimado y bajo este se encontraban las jaulas de las fieras.

 

 

En agosto del año 2009 volvimos a recorrer Extremadura. Días antes pedí folletos turísticos a la Junta de Extremadura y sin problemas me envió rápidamente una colección muy interesante de pequeños libritos con información detallada de diferentes formas de hacer turismo por esta comunidad. También contenía que es lo más interesante para visitar de toda Extremadura así como mapas y planos de las ciudades más importantes como, Plasencia, Trujillo, Cáceres, Mérida. Una información muy amplia y detallada. Un diez para la Junta. Volvimos nuevamente a Mérida la ciudad merece la pena una segunda vez, y seguro que otras más. La idea fue ir al Festival de Teatro a ver la obra "Medea", que por cierto, no nos gustó esa adaptación de la obra.

Estaríamos un día sólo en Mérida por lo que habría que ver aquello que aún no conocemos y comenzamos con la Basílica de Sta. Eulalia. La primera basílica data aproximadamente del S. V dC. otros la datan en el S. IV dC. Se puede decir que son los comienzos del cristianismo en Extremadura. Se encuentra el túmulo de la Sta. Eulalia (patrona de la ciudad), Sta. que fue inmolada y se enterró mártir. Se abandona en la época islámica. Será con Alfonso X cuando se reedifique con modificaciones sustanciales la nueva basílica. Su entrada la tiene en un lateral de la Basílica y comienza con un museo en el cual enseña las diferentes etapas de la construcción medieval además de los diferentes elementos arquitectónicos construidos a lo largo del tiempo.

Las excavaciones que se han realizado en el subsuelo de la Basílica, que se puede visitar, emergieron construcciones interesantes como vestigios del primer Túmulo funerario o Mausoleo martirial de Santa Eulalia además de importantes restos romanos y visigodos. Merece la pena visitar.

Luego continuamos andando para llegar al Circo Romano. Se conservan algunos restos de las gradas, de la spina y de las carceres, así como el total de la arena.

Se cree que se construyó a finales del siglo I d.c. poco después de la fundación de la ciudad. Se encuentra a unos 400 metros del anfiteatro y del teatro. Aprovechando un pequeño desnivel del terreno para la colocación de uno de los laterales de los graderíos. Tiene 440 de largo por 115 de ancho. Por un lado se cerraba en semicírculo y por el otro extremo lo hacía con una fachada de granito ligeramente curvado. Esta última hacía de puerta principal y lindaba con la calzada que llegaba a Toledo y a Córdoba.

Estaba construido para unos 30.000 espectadores repartidos por los graderíos y divididos en caveas. También tendría tribunas ocupando los lugares más destacados, estos serían para las personalidades y para aquellos que pagaban los actos allí realizados.

En el centro de la arena, donde se efectuaban los espectáculos de 30.000 metros cuadrados, se encontraba dividiéndola en dos partes la spina. En torno a esta se realizaban las carreras de cuadrigas (cuatro caballo) o bigas (dos caballos) conducidos por los aurigas.

La Porta Pompae, que ocupa en centro del lado ligeramente curvado y flanqueado por las carceres, era el lugar por donde entraba la comitiva que amenizaba el espectáculo, músicos, sacerdotes,... así como las aurigas participantes. En las carceres se colocaban los participantes para tomar la salida, existen seis a un lado y seis al otro.

Cerca del Circo se encuentra el acueducto de Rabo de Buey-San Lázaro, uno de los acueductos que suministraban de agua a la ciudad de los manantiales del norte y noreste. Se construyó con ladrillo y granito. Sólo se conservan tres pilares y sus arcos intermedios.

Vista del circo Romano desde la puerta este

Vista del Circo Romano desde la puerta oeste (cárceres y Puerta Pompae a la izquierda y graderios a la derecha)

Fontal romano de la Basílica de Sta. Eulalia

 


Basilica de Sta. Eulalia

Basílica de Sta. Eulalia: Cripta funeraria del s. IV.

Acueducto rabo de buey-S. Lazaro

Acueducto rabo de buey-S. Lazaro

Circo Romano: Las carceres

Circo Romano: Un vomitorio

© Javier Sancho
Queda prohibida toda reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del autor.