Semana Sta. en Cortes de la Frontera

PAGINAS DE FOTOS

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

 

El día comenzó bien, soleado y con poco calor. Era miércoles y teníamos ganas de ver procesiones. Preguntamos qué pasos salían en Cortes de la Frontera y decidimos ir por la tarde. Resulta que tiene un programa de procesiones bastante amplio. Hay procesiones casi todos los días de la Semana Santa, miércoles, jueves, viernes con tres procesiones y el sábado.

Cortes de la Frontera pertenece a la provincia de Málaga y está lindando con la provincia de Cádiz. Un lugar privilegiado puesto que se encuentra entre varios parques naturales, los Alcornocales, las Nieves y Grazalema. Tiene una población de aproximadamente tres mil habitantes repartidos en tres poblaciones, la propia Cortes de la Frontera como cabeza del municipio, la Cañada del Real Tesoro y el Colmenar.

Cuando fuimos a ver la procesión no pensábamos que fuera de la manera que transcurrió. Las imágenes, el pueblo, la gente todo fue totalmente impensable que fuera tan bien organizado y sentido. Cuando llegamos ya estaban en la calle sus titulares. Bajaba por la calle de San Roque. Despacio, con dolor. Llevados en andas con tres varales cada paso. Las gentes veían como sus costaleros al son de la música y a las órdenes de sus capataces llevaban su imagen con sufrimiento al lugar indicado. Pero cuando el primer paso, el del Cristo atado a la columna supera la calle y desemboca en un pequeño jardín se para. En ese momento comienza a oírse una saeta. Una vecina desde un balcón engalana el paso con las notas que salían de su garganta. De su boca surge una hermosa canción dedicada a su Cristo. Pero lo mismo ocurre con la Virgen. Dos saetas en un mismo sitio y para sus dos titulares. Todo un lujo.

Cortes cuenta con plaza de toros y crea un contraste maravilloso cuando pasan las imágenes cerca del coso. Religión y Cultura se cruzan y se respetan uniéndose en una misma cosa. Después procesiona por delante del Ayuntamiento, un edificio que mandó Carlos III construir al modo de la época, un edificio sobrio y con entidad. Un pueblo con muchas posibilidades, ecológicas, gastronómicas, deportivas y turísticas. Una buena apuesta para las vacaciones.

 

 

Más tarde, cuando esta termina, comienza la procesión en la Cañada del Real Tesoro, conocida también por la Estación de Cortes. Esperaran a que termine la de Cortes, no es por otra cosa que el cuerpo de músicos que va a acompañar es el mismo que lleva la procesión de Cortes. Desconozco cuales son los titulares de la Iglesia de San Juan de Dios de la Cañada, ya lo averiguaré más tarde, pero sus tallas también merecen la pena ver.

La procesión comienza sacando las imágenes de la capilla que apenas caben por la puerta. Se tienen que sacar casi arrastrando los tronos por el suelo para que puedan salir. Poco a poco y sin que los varales rocen lo más mínimo el suelo al traspasar la puerta principal de la Iglesia. Una vez fuera transcurre por la Calle de la Cañada en dirección a la carretera.

Ya se ha hecho de noche. Casi todos los vecinos de la Cañada acompañan a los tronos a lo largo de todo el recorrido. Los costaleros no siempre son los mismo se va turnando la propia gente que se encuentra al rededor, cuando uno se cansa otro lo sustituye. Se hace muy emotivo.

Cuando finaliza hacen un encuentro entre las dos imágenes, el Cristo que va por delante, cuando llega a la altura de la puerta de la Iglesia se aleja unos pasos en espera de su madre, la Virgen. Cuando esta llega a la Iglesia, en la misma puerta, se realiza el encuentro. Una, dos, hasta tres veces se unen. Y los suben, los elevan con los brazos extendidos hacia el cielo. La gente rompe en aplausos y algarabía y en vivas al Cristo y a la Virgen.

Después, los vuelven a introducir en la iglesia como los han sacado, del revés. Dentro no hay espacio para su vuelta. Un espectáculo de emociones. Merece la pena sentirlo y vivirlo.

 

PAGINAS DE FOTOS ->

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

© Javier Sancho
Queda prohibida toda reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del autor.