La Alhambra en el 2010

PAGINAS DE FOTOS

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

 



La Alhambra desde el Albaicín

Salimos del maravilloso pueblo de la Alpujarra llamado Órgiva. Un pueblo pequeño, tranquilo y con un entorno natural envidiable. Días antes contratamos una visita guiada a la Alhambra de Granada y programo el GPS para que me lleve al lugar, ya que no conozco el entorno ni Granada. Craso error, por segunda vez el GPS me lleva a la Alhambra pero por el camino erróneo, es decir, por donde le dio la gana. Llegamos a ciento cincuenta metros de la ciudad y palacio pero estos últimos metros eran peatonales. Nos llevó por el camino PEATONAL que sale de la calle Paseo del Padre Manjón llamada Camino del Rey Chico. Cierto es que llegamos a unos 150 metros de la Alhambra.

Después de volver a salir de Granada y tomar la circunvalación dirección Motril, nos damos cuenta que esta perfectamente señalizada la dirección hacia el monumento. Es decir, cuando pones el GPS no te fijas en las señales de dirección ya que confías en el aparatito para llegar. Después de estas experiencias te das cuenta que no es el maná de los Dioses el «direcciometro».

Una vez que paramos en la zona de aparcamientos, y después de llegar con media hora tarde, nos esperan en la Puerta de la Justicia. Inicio de la visita que ya salió y nos esperan dos personas para unirnos al grupo. Menos mal que comenzaron un poco tarde y nos incorporamos casi desde el principio.

La Alhambra se encuentra emplazada sobre el cerro llamado La Sabika, o de San Pedro, o la Colina Roja. En este promontorio parece que existía una pequeña fortaleza del s. IX, y el primer rey de la dinastía nazarí, Alhamar, comenzó a construir la Alhambra. Transcurría el año 1.239.

 

 

Estamos dentro del Palacio de Carlos V, un palacio de planta cuadrangular con un patio interior circular. Majestuoso. Un palacio que se construyo para utilizarlo y que al final ni se usó. Se encuentra emplazado casi en el centro de la fortaleza de la Alhambra. Este palacio tiene su propia polémica y según unos cuantos entendidos, a los cuales me uno, creen que si no fuera por este palacio el conjunto de la Alhambra no se hubiera incluido dentro del Patrimonio del Estado y sería un monumento arqueológico mas. El palacio fue proyectado por Pedro Machuca y finalizando con Juan de Orea dirigido por Juan de Herrera.

Luego continuamos con los Palacios Nazaríes. El primero el Palacion Mexuar. Quizás el mas antiguo de la Alhambra y está compuesto por el Cuarto Dorado, cuarto reformado varias veces. Inicialmente se cree que este fue sede del Tribunal Real y después de la reconquista se instaló una capilla. Dentro de este se encuentra el Oratorio del Mexuar con su Mihrab, este orientado hacia la Meca.

Salimos al patio del Mexuar, o del Cuarto Dorado según se mire, que en su centro se encuentra una fuente circular. El agua es uno de los elementos principales de la Alhambra agua que es trasladada desde lejos mediante una red de canales y acueductos que hacen que la Alhambra exista agua allí donde se visite. Y entramos por la Fachada de Comares al segundo palacio Nazarí, el Palacio de Comares. Se encuentra formado este conjunto por la Torre de Comares en la que se encuentra el Salón de Embajadores. En esta sala se realizaban las audiencias a los representantes de los diferentes Reinos o a los mismos Monarcas o personalidades que iban a visitar al Sultán. Para entrar a esta sala de Embajadores tenemos que pasar por la Sala de la Barca que hace de antesala. Es en esta antesala donde el Sultán dejaba a los dignatarios, pasando calor o aburriendose con la espera hasta que el mismo decidiera que entrara. De esta forma podría obtener cierta ventaja con respecto a su adversario. Saliendo de esta Torre nos adentramos en el Patio de los Arrayanes. Patio con una alberca cuya pacífica quietud de sus aguas hacen de espejo para deleite de los ojos que observan el conjunto. Fue construida de forma tal que el agua no chisporrotea al caer formando los clásicos círculos concentricos de tal forma que cuando el agua cae no rompe el delicado equilibrio de la superficie del agua en calma. Esta construcción será reproducida en el Tadhj Mahal.

No podemos visitar los baños por restauración, pero podemos ver los leones del patio que lleva el mismo nombre. Los leones de la fuente están expuestos en una sala anexa al patio de los Arrayanes. Nos informan de la imposibilidad de fotografiar las figuras y nos introducimos para ver las doce fieras de piedra. Cada una diferente una de la otra, desde el hocico hasta el pelo. Hermosos felinos los que sostenían la taza de la fuente.

Pasamos al Palacio de los Leones. Lo hacemos por una puerta que da a la sala de los Mocárabes. Y saliendo de esta tenemos el Patio de los Leones con la fuente en el centro, hoy en restauración. A la derecha se encuentra la sala de los Abencerrajes, a la izquierda la sala de Dos Hermanas, y por último, al frente la sala de Los Reyes. La segunda era la alcoba del Sultán y contiene en el centro otra fuente. Este surtidor tiene unas manchas en su fondo. La leyenda dice que es la sangre de los Caballeros Abencerrajes cuando los mataron por una conspiración urdida por la familia Zenetes al denunciarles por tener una relación amorosa con la Sultana. La segunda sala, la Dos Hermanas se llama así por las dos grandes losas de mármol que hay a la entrada. Dentro se encuentra el Mirador de Lindaraja o de Aixa, otra obra maestra. Y por último la sala de los Reyes que aparte de que su techo es parecido a la sala de los Mocárabes, que por su diseño y estructura querían recordar las estalactitas de la gruta en la que Mahoma oró, es recordada y su principal atractivo y peculiaridad es la pintura realizada en el techo de la cúpula o bóveda central, pintura rara por su excepción en el arte musulmán que prohíbe las pinturas con representaciones humanas y aquí está dibujado, según la tradición, los diez primeros reyes de la dinastía Nazarí. Estas pinturas están realizadas sobre una base de piel de cordero. Esta se encuentra fijada al techo mediante pegamento o engrudo, y claveteada por puntas hechas de bambú. Con esta forma de colocarla en el techo evitaban la oxidación producida por el hierro de los clavos y mantenían la misma dilatación en sus materiales, por lo que conseguían de esta forma impedir su desprendimiento por el efecto de la gravedad.

Después salimos al Partal pasando antes por Patio de Lindaraja, por los aposentos de Carlos V y por el Patio de la Reja. El Partal es un conjunto de jardines las que están presididos por la Torre de las Damas. Torre que hacía la función de mirador cubierto y que domina el barrio del Albaicín, los jardines del Partal y el Generalife.

Luego fuimos al Generalife, zona de recreo y descanso del Rey de Granada. No menos importante y tan bello como la Alhambra. Donde se encuentran jardines maravillosos y fuentes también magnificas. Dentro del Generalife tenemos también el palacio de verano o de descanso de la Corte. Mas pequeño pero o por eso menos bonito.

Fueron unas horas de empatía hacia los Siglos musulmanes de la rica historia española. Este retroceso en el tiempo dentro de un palacio real te da la visión en su conjunto de la sociedad del momento, desde lo mas alto de la realeza hasta lo mas pobre y te das cuenta las dimensiones tan diferenciadas que existían entre una clase real y lo mas «bajo» de la sociedad.


 

PAGINAS DE FOTOS ->

PAG 1  

PAG 2  

PAG 3  

PAG 4  

© Javier Sancho
Queda prohibida toda reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del autor.