INICIO ATRAS

REFLEXIONES

Ceuta, Zona Comercial Protegida.

En Ceuta el 30 de Octubre de 2014

En Ceuta se ha creado una virtual Zona Comercial Protegida para que el consumidor de Ceuta no pueda ir a comprar en otro sitio que no sea Ceuta. Todo aquello que se compre fuera de Ceuta será un tormento o un martirio por la realización de los trámites aduaneros, la declaración, la liquidación y el pago de los impuestos correspondientes y una vez realizado esto solicitar la devolución del IVA. Todo para impedir que se compre fuera de Ceuta. La larga mano del proteccionismo llega incluso al Servicio de Correos, habría que estudiar si esta situación no soslaya el derecho del secreto de las comunicaciones postales del ciudadano.

Antes el Servicio de Correos hacía estos trámites por ti, pero el llorón comercial en Ceuta se puso a soyozar al Ayuntamiento y el político cortó también esta vía. Estos trámites ya no son realizados por el Servicio de Correos, y si lo hace lo tienes que pagar. ¿Ocurre lo mismo en la península?, desconozco si el servicio de Correos te cobra por estos servicios.

Esto hace que en Ceuta no exista libertad comercial estamos encarcelados por mar y por tierra y ahora por el Ayuntamiento. Me pregunto que quien es el que se beneficia de esta situación, el comerciante, el consumidor o el político.

Ceuta, Melilla y Canarias no están dentro de la Zona Aduanera Europea y sus «fronteras» son las minusculas territoriales locales. La extra peninsularidad hace que se les de un régimen fiscal propio y por lo tanto es el Ayuntamiento, en el caso de Ceuta y Melilla, el que establece el tipo impositivo, recauda, presupuesta y gasta el impuesto (como si de un Fuero se tratara) por lo que es un instrumento de poder que tiene el político en estas zonas. ¡Amigo, este es el meollo de la cuestión!. Todo el poder económico que estos tienen se evaporaría en el momento que esto cambiara. Si estos territorios fueran incluidos en la Zona Aduanera Europea sería el IVA el impuesto imperante, no sería necesario ni DUA ni historias tediosas proteccionistas comerciales. Pero entonces, los políticos, tendrían que llorar presupuestos a Madrid y desparecería su poder de libertad presupuestaria y recaudatoria. Este problema es bien conocido por los comerciantes y lo aprovechan bien. Una puntualización, el IPSI (impuesto para Ceuta y Melilla) es del 10% para Ceuta y del 4% para Melilla. Esta diferencia da que pensar.

Y por otro lado abría que preguntarse ¿y esta situación cuanto cuesta al Estado?, el mantenimiento de dos zonas aduaneras, una en Ceuta o Melilla o Canarias y otra en cuatro sitios distintos de la Peninsula (Algeciras, Málaga o Almería y Cádiz)

En Ceuta las compras realizadas en la península son elevadas puesto que no existe la variedad de artículos que la península te ofrece. Los comerciantes no son capaces de mantener un almacén suficiente para retener la variedad necesaria para el bien de su negocio. En lugar de luchar para que estas trabas desaparezcan y existan menos costes para ellos cargan las tintas en el consumidor. Y por ello no se avergüenzan de tildar al ciudadano de Ceuta de «mal consumidor» en lugar de hacer una auténtica autocrítica como comerciantes. Mientras esto ocurre con los «empresarios» locales las grandes firmas comerciales (Zara, Cortefiel, Mango,….) se han dado cuenta de que Ceuta es una apuesta segura de ventas y han abierto locales comerciales que visualmente se ve que son rentables. Entonces cómo se pueden quejar los comerciantes de la existencia de crisis, no serán ellos el problema. La crisis la tenemos todos.

Los pasos que hay que realizar a saber son los siguientes y rapidito. Primero, factura sellada por la Guardia Civil a la llegada a Ceuta del bien. Revisan si realmente ingresa en la Ciudad el artículo. Si tienes suerte no tienes que realizar cola para el proceso.

Segundo. Liquidación de los impuestos locales en los locales de la Ciudad Autónoma para imprimirte en un papel la liquidación de los impuestos locales a la presentación de la factura sellada. Debes indicar al funcionario correspondiente que es lo que lleva el paquete porque siempre te endiña el impuesto más alto un 10%, y es posible que no sea así. Normalmente debes realizar cola.

Tercero. Pago del impuesto. Con el papel que te expiden debes ir al Organismo Autónomo de Servicios Tributarios a realizar el pago. Otra oficina a visitar y otra cola que guardar.

Cuarto. Visitar la Agencia Tributaria para la realización del DUA o la inscripción del levantamiento del bien. Otra oficina que tendremos que visitar y otra cola que sufrir. En esta oficina parece que han colocado el funcionario con la cara de mal dormido y mal follado que tendrá la Agencia de Aduanas y que sin levantar a la cara, mirará, remirará; leerá y releerá la documentación que le presentas. Que mentalmente ordenará a su mano que se ponga encima de la factura y después ordenará a su mano que escriba la correspondiente diligencia y el sellado de la factura. Despacito, sin agobios, sin sobresaltos como si un favor te hiciera. Bueno, todo esto si eres un valiente y eres capaz de rellenar un DUA adecuadamente.

Cuando todo esto lo tienes hecho ya puedes gestionar tu devolución del IVA. Y lo más denigrante si el paquete te llega vía Correos tendrás que ir nuevamente al Servicio de Correos guardar cola otra vez para entregar la documentación, y luego esperar a que lleven el paquete al domicilio o volver a la oficina de Correos para recojer tu paquete. Todo esto antes era Correos quien te hacía este trámite por lo que sólo tenías que ir a pagar los impuestos pertinentes ya liquidados.

Hoy, los comerciantes en Ceuta llevan desde en ingreso de España en la Comunidad Europea llorando al Ayuntamiento (que también es Gobierno Autónomo) que están en crisis en lugar de dar imaginación a sus negocios.

De esta forma las autoridades públicas han llevado a cabo una virtual zona protegida comercial en la ciudad de Ceuta como consecuencia de los lloricas de los comerciantes locales (=precios altos + falta de variedad en los artículos + falta de stock en tienda + falta de atención postventa) y de esta forma los políticos locales tienen una excusa para mantener su poder presupuestario.

Sería conveniente cambiar esta situación por el bien del consumidor y para Ceuta. Pero es mas fácil lo inmediato del presente que hacer un auténtico estudio para el futuro. Haría falta un informe serio que dilucidara esta problemática y que establezca soluciones para el comerciante y el consumidor (y que no lo haga la Cámara de Comercio o la Confederación de Empresarios ni a petición de estos) sobre todo en materia tributaria.